CF-orden-jerarquia

La Jerarquía y el Orden desde las Constelaciones Familiares

Hola soy Marta Adell Sebastià y esta semana en Vida Pránica quiero compartiros un artículo sobre el “Orden y la Jerarquía desde el punto de vista de las Constelaciones Familiares.”

Los órdenes del amor descubiertos por Bert Hellinger son tres: orden, pertenencia y compensación del dar y recibir.

Orden y la Jerarquía en nuestro Sistema Familiar.

Todo en el universo está pensado en un perfecto orden y espacio. Gracias a la existencia del tiempo, la vida humana tiene un inicio: el nacimiento y un final: la muerte.

Dice Brigitte Champettier de Ribes:

“El orden es lo primero. El respeto al que estaba antes nos lleva a la conexión con lo que siempre estuvo, con ese algo más grande que lo piensa y lo mueve todo tal como es, con el mismo amor hacia cada uno.

Constelaciones-FamiliaresEl orden crea la conexión. El crecimiento personal, o espiritual, sólo puede darse en la persona que está ordenada, que está en su lugar. Mientras no esté en su sitio, la persona no conecta con la realidad ni conecta con el espíritu y se crea un mundo espiritual que no es más que la sustitución de los padres que no ha tomado.”

De mi formación en las Nuevas Constelaciones Familiares he podido observar que desde que nacemos estamos reemplazando a varias personas, en especial a aquellas personas que por las circunstancias sucedidas, fueron excluidas de nuestro sistema, y a las que los más pequeños van a reemplazar hasta que se les dé el lugar de pertenencia que les corresponde.

¿Alguna vez te ha pasado que te has vuelto amiga de tu madre y te cuenta sus cosas como si fueras una persona de confianza en vez de ser la hija?

 

¿Alguna vez te has sentido responsable de tu núcleo familiar de origen, como si tú fueras el padre o la madre de tus padres, en vez de ocupar tu lugar de hij@?

 

O incluso con los abuelos, ¿Te has sentido mayor que ellos, como si ellos estuvieran en una actitud de niños y tú de adulto adquiriendo responsabilidades que no te corresponden?

 

Pues sí, es muy habitual encontrarse en estas situaciones u otras similares que nos hacen estar en un orden distinto al que nos corresponde.

Constelaciones-FamiliaresPara comprobar si estamos en nuestro orden perfecto en la vida os quiero compartir un ejercicio a través de una visualización. Para muchas personas será fácil y rápido de observar, para otras habrá que trabajar de manera distinta, que no puedo compartir en este artículo si previamente no se conoce la mécanica de trabajo con las Constelaciones Familiares. Por ello te recomiendo que primero hagas una sesión privada o grupal.
Si te interesa haz click aquí.

1.Tómate unos segundos para ti, colócate con la espalda recta y los dos pies bien apoyados en el suelo, (es muy importante tener los dos pies en el suelo, sino las imágenes pueden distorsionar la realidad). Visualiza delante de ti a tu madre y justo a su derecha, a tu padre. Primero observa a tu madre

¿Cómo te ves respecto a ella? ¿Te ves más grande, te ves de igual a igual, te ves muchísimo más pequeñ@ o te ves más pequeñ@?

 
2. Si te ves de igual a igual es que estás reemplazando a una persona de la generación de ella, por ejemplo: podría ser un novio anterior de tu madre que no fue agradecido.

3. Si te ves mayor que ella, entonces estás reemplazando a una persona de una generación anterior a tu madre, por ejemplo: podrías ser una persona de la generación de los abuelos o de los bisabuelos que dejaron algún asunto pendiente con el sistema familiar y necesitan ser reincluidos.

4. Si te ves muchísimo más pequeñ@ que tu madre, entonces estás reemplazando a un bebe muerto.

La solución para estas situaciones es observar a la persona que se está reemplazando; como desconocemos quien es, podemos visualizar una luz o una sombra, según nos sea más fácil, y dirigiéndonos a ella le decimos:

  • “Te estoy reemplazando.”
  • “Tienes un gran lugar en mi corazón.”
  • “Y ahora te devuelvo tu lugar.” “Gracias.”

5. Repite esta “mirada hacia tu madre” hasta que te veas ligeramente más pequeñ@ que ella. Entonces significa que ya estás en el lugar que te corresponde como hij@ ¡Enhorabuena, ya ocupas tú lugar! 🙂

 
Una vez has hecho esta observación respecto a la madre, puedes dirigir tu mirada hacia tu padre y repitir el ejercicio de la misma manera.

Cuando conseguimos estar en nuestro lugar de hijos es cuando más fuerza tenemos para estar en la vida, con la mirada adulta que nos corresponde, con el asentimiento a todo y a tod@s.

Lo mejor de todo es, que cuando nosotr@s nos colocamos en nuestro lugar, automáticamente el resto de la familia se coloca en su lugar.

Llegados a este punto, me gustaría compartiros lo siguiente, si en el clan familiar sois los pequeñ@s, y sois los que os trabajáis para vuestro crecimiento personal y espiritual, no esperéis que los más grandes se lo tomen con alegría, pues cuando uno se coloca en un lugar diferente al que estaba hasta ese momento, implica que el resto sale de su zona de confort y se pueden molestar.

Este ejercicio es muy recomendable realizarlo una vez al semestre.

constelaciones-familiares-grupoCuando dirigimos esta misma observación a otros sistemas a los que pertenecemos, como sería en las empresas, esto también ocurre. Siempre los últimos en llegar han de ponerse al servicio de los anteriores para que se genere un ambiente de paz y harmonía.

Un ejemplo que se me ocurre, es en una empresa donde de repente llega la nueva incorporación de un director, este director consecuentemente será una nueva energía para la empresa.

Ahora bien,

¿De qué dependerá que fluya la paz y la harmonía entre el grupo?

Dependerá que el nuevo director respete que es el último en llegar y que por consiguiente los anteriores tienen más antigüedad que él.

Si esta persona respeta la jerarquía por antigüedad y se dispone a estar al servicio de los anteriores, los trabajadores le respetarán y harán todo lo posible para que la empresa vaya hacia adelante, con gratitud. Si por el contrario, el nuevo director pretende no atender las necesidades de los empleados, despreciando el conocimiento que tienen sobre su puesto de trabajo y de la empresa, lo más probable es que reine una energía de discordia y una ambiente muy difícil para desarrollar el trabajo.

Espero que os haya gustado, el artículo, los ejercicios y los ejemplos dados. Y si queréis compartir vuestros puntos de vista, comentar o preguntar cualquier cosa sobre el tema de hoy, ya sabéis 😉 ¡Esperamos vuestros comentarios!
 
 
Saludos,
Marta Adell Sebastià

P.D.: Consulta todas nuestras actividades este mes visitando nuestra Agenda de Actividades Haciendo Click Aquí.

Dejános tu opinión

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *