CF-orden-jerarquia

El tercer orden del amor, la pertenencia.

Hola soy Marta Adell Sebastià y esta semana en Vida Pránica quiero compartiros un artículo sobre:

“La pertenencia vista desde las Nuevas Constelaciones Familiares.”

Orden y pertenencia están unidos, no los podemos entender por separado. Incluir a todos los que han formado parte de nuestro sistema familiar es muy importante pues sino un descendiente lo va a reemplazar.

Dice Brigitte Champetier de Ribes:

“Todos tenemos el mismo derecho de pertenecer a todo. Todos pertenecemos a todo.
La consecuencia del orden es que todas las personas tienen el mismo derecho de pertenencia. Cada uno en su lugar, independientemente de lo que haya pasado.”

Toda persona proviene de su sistema familiar y en todos los sistemas familiares han ocurrido cosas. Cuando estamos hablando de la pertenencia nos estamos refiriendo a todas las personas con las que nuestros ancestros se han relacionado de una manera íntima o trágica. Para comprender un poco el nivel profundo que abarca esta Fuerza lo voy a hacer de una manera muy sencilla y fácil de entender.

· La pertenencia abarca más allá de la línea sanguínea.  Si nuestra madre o nuestro padre tuvo una pareja anterior que no fue agradecida es muy probable que uno de los hijos/as reemplace a esta pareja anterior para incluirla en el sistema, para asegurar su pertenencia al sistema familiar.

Nuevas-Constelaciones-Familiares
· Lo mismo pasa cuando ha habido una relación de víctima y perpetrador. Por ejemplo: En una familia hubo un soldado que durante la guerra fue asesinado. La familia del asesinado no pudo perdonar al asesino y si no existió la reconciliación entre ambas personas implicadas supone que hay un excluido, el asesino. Por ello, uno de los descendientes lo va a reemplazar y se va a comportar como perpetrador en su vida.

· El amor de los descendientes es muy grande. Cuando uno está en estado embrionario, ya pertenece al sistema familiar. Por amor al sistema y a todos los anteriores que le han facilitado y le facilitan la vida va a asumir las cargas que los ancestros no han podido soportar. El descendiente dice: “yo por amor a ti, lo llevaré y así te libero de esta carga.”

Ejercicio:

Por un momento visualiza a tus padres con sus hermanos y sus parejas anteriores. A la vez tras ellos visualiza a tus abuelos y a todas las personas con las que se relacionaron y les quedaron cosas pendientes. Tras los abuelos a los bisabuelos y a todas las personas con las que se relacionaron y les quedaron cosas pendientes. Tras los bisabuelos a los tatarabuelos y así sucesivamente. Así hasta entender de cuantas personas podemos estar hablando. ¡De muchísimas!

 

Este ejercicio, nos ayuda a entender que gracias a todas estas personas estamos vivos y que por amor incondicional, de manera inconsciente los estamos incluyendo a todos. Pasase lo que pasase en el pasado y fueran como fuesen sus relaciones con los demás…

Por lo tanto te podrás imaginar, que continuamente estamos reemplazando los roles de muchísimas personas. Por supuesto que no todas a la vez. Pero si durante un tiempo a una. Y más adelante cuando ya hemos sanado esa parte y devuelto a la persona que estábamos reemplazando al lugar que le pertenece, pasar a reemplazar a otro ancestro.

El Orden y la Pertenencia son dos fuerzas que están tan unidas. Uno no puede estar en el orden correcto mientras esté reemplazando el rol de otra persona.

Tal y como dice Bert Hellinger:

“Todos tienen el mismo derecho a la pertenencia por igual, haya pasado lo que haya pasado. Esta ley o fuerza gobierna por encima de nuestras voluntades y nuestro amor inconsciente.

El amor incondicional que va más allá de nuestra comprensión tangible de la vida. Nos gobierna y nos hace incluir a todas estas personas que necesitan ser reincluidas para descansar en paz.”

Constelaciones-Familiares

En el artículo anterior compartí un ejercicio con el que puedes observar si estas en el lugar que te corresponde a través de la visualización. Esto se puede trabajar también con las Constelaciones Familiares.

De hecho, creo que las Constelaciones son la herramienta más eficaz para ordenar los sistemas familiares.

Y lo más mágico y maravilloso de esto, es que cuando conseguimos que víctima y perpetrador puedan descansar en paz uno junto al otro, todo el sistema familiar se vuelca en un sentimiento global de agradecimiento.

¿Que ocurre cuando ordenamos el sistema familiar?

Cuando esto ocurre, automáticamente se refleja en nuestras vidas:

  • Obtenemos más fuerza para estar alineados con la vida.
  • Podemos conectar cada vez más con nuestros padres, porque ya no estaremos reemplazando a una persona de su generación o generación anterior.
  • Podemos ocupar nuestro lugar como hijos, traduciéndose en mayor salud, más amor, más trabajo, más abundancia, más éxito, más dinero.
  • Estamos más presentes en la vida, conectados con nuestro estado de adulto, que es el que permite aceptar todo y a todos de manera incondicional.

¿Qué nos dice la Ley de la Pertenencia?

Los órdenes del amor no pertenecen al nivel de los sistemas familiares o a la conciencia familiar, sino que lo trascienden. Pertenecen al de lo que Hellinger llama “la Conciencia del Espíritu”. Y nos llevan a amar a todo y todos tal y como es, y sea cual sea su pertenencia.

Todos pertenecemos, y el sentido de pertenencia nos abre el corazón a todos.

La pertenencia es una fuerza de amor que lo abarca todo y a todos. Es la encargada de no excluir a nadie.


Lo que llamamos Buena Conciencia es lo que garantizará esta no exclusión.

La buena conciencia es la que nos permite sentirnos parte del clan familiar. Podríamos definirla como los valores que adquirimos de pequeños y que nos transmiten nuestros mayores, padres, abuelos, tíos y todas las personas que nos educan.

Nuevas-Constelaciones-Familiares
Los valores son los que nos hacen diferenciarnos de los demás. Determinan las conductas que calificamos como correctas o incorrectas, y por las que nos guiamos cuando somos pequeños para evaluar lo que está bien y lo que está mal. También determinan la consideración de lo que son las acciones buenas o malas de una persona según si tales acciones están en consonancia o no con lo que hemos aprendido.

A partir de esta escala de valores y de estas maneras de actuar el niño siente que pertenece al clan familiar.

¿Cómo nos afecta inconscientemente la Ley de Pertenencia?

Este mecanismo lo aplicamos en nuestra vida continuamente. Muchas veces de manera inconsciente, cuando nos relacionamos con los diferentes grupos sociales a los que pertenecemos. Para sentirnos parte del grupo actuamos de la misma manera que los integrantes del grupo; hacemos las mismas cosas que ellos; opinamos de la misma manera que ellos y solo nos vamos a permitir ser diferentes hasta cierto punto. Opinaremos de manera diferente solo en la medida que no peligre la nuestra pertenencia al grupo.

Conforme vamos creciendo entramos a formar parte de diferentes grupos. Empezamos a cuestionar ciertos valores de nuestro clan de origen y nos permitimos actuar de manera diferente. Hasta que llega una etapa de gran rebeldía en la mayoría de las personas, que es la etapa que garantizará en un futuro nuestra autonomía. Esta etapa suele ser la adolescencia, momento en el que empezamos a actuar de manera diferente respecto a los valores que nos ha inculcado el clan familiar.

En esta etapa una de las frases más recurrentes de mis padres era:

“¿Y si tus amigos se tiran por un balcón tú también lo harás?”

¿Nunca te han dicho esta frase o una similar? 🙂

Hasta aquí el artículo de este mes sobre Nuevas Constelaciones Familiares.
Si te ha gustado te invito a que lo compartas en las redes sociales, y estaré encantada de responder a vuestros comentarios.

Saludos y Abrazos,
Marta Adell Sebastià.

 

P.D.: Consulta todas nuestras actividades este mes visitando nuestra Agenda de Actividades Haciendo Click Aquí.

Dejános tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *