Todos hemos oído que para trabajarnos personalmente, tenemos que conectar o sanar nuestro niño interior y nuestra mente automáticamente nos lleva a nuestra infancia, feliz o infeliz.

Pero seguro, es el momento más importante en el adiestramiento y aprendizajes de vida, muchas veces traumáticos. Despertar a la realidad humana es traumático y esos traumas olvidados o no, crean bloqueos de energía congelada, sin evolucionar, reprimida, esa es la razón de comportamientos infantiles de muchos adultos.

Nuestro niño interior sigue atrapado y sufre ese bloqueo energético, impidiendo evolucionar y madurar adecuadamente, especialmente emocionalmente. 

Normalmente cuando pensamos en el niño interior, creemos que esta relacionado con nuestro niño pequeño del mismo sexo. Masculino si eres hombre, femenino si eres mujer. Pero no es así, todos tenemos un niño interior, valiente, atrevido, travieso, masculino y todos tenemos una niña interior, sensible, amorosa, receptiva, femenina. Por educación social reprimimos uno u otro, creando un desequilibrio psicológico importante. Los niños no lloran (reprime las emociones) y las niñas no juegan a fútbol (reprime sus fortalezas ).

Es importante para el equilibrio emocional de la persona, sanar y transcender los conflictos traumáticos del niño y de la niña interior. 

Ayuda a armonizar energéticamente, las energías masculinas y femeninas de todos los cuerpos (cuerpo físico y cuerpos energéticos), somos seres andrógenos.  

La mejor manera de comunicarnos con nuestros niños interiores, es a través de la palabra, hablar directamente con ellos y escuchándolos. En meditación, con visualizaciones, delante del espejo, abrazando amorosamente una muñeca o un muñeco de nuestra infancia. 

Lo importante es conseguir esa comunicación emocional con ellos y si se necesita ayuda, sanar y liberar, con  sanación energética, los bloqueos traumáticos de nuestros niños interiores, para poder ser adultos felices y equilibrados emocionalmente.

Albert Roca

Retos de Meditación 21 días para Conectar con tu Niño Interior

Este Reto de Meditación para Conectar con tu niño Interior. Está diseñado exclusivamente para que puedas sanar todas y cada una de las cosas que te están frenando en tu desarrollo.
Tres semanas destinadas a resolver aquello que esconde tu inocencia y a descubrir a tu niño interior para mejorar emocionalmente, elevar y llevar una sana autoestima.

Dejános tu opinión