A veces creemos que para conectar con seres de luz o planos superiores, debemos tener dones especiales.

Pero la realidad es que cualquiera puede hacerlo…

Está en nuestra esencia, en nuestras memorias y estoy segura de que lo has experimentado en muchos momentos de tu vida, pero muy probablemente no lo identificas como una conexión superior.

Todos tenemos esta habilidad por la sencilla razón de que estamos hechos de energía y esto nos hace ser una antena, un canal electromagnético que nos permite captar diferentes frecuencias, así como lo hace una radio.

Es por esto que a veces cuando tienes una pregunta y la lanzas al universo como un pensamiento, con la verdadera intención y fuerza de recibir una respuesta, aparecen de repente señales que te dan la información que necesitas.

Ya sea a través de algo que escuchas en una conversación de alguien más, en la radio, en una palabra que ves en la tele, en un anuncio, en una secuencia de números o simplemente algo que sientes.

Lo que llamamos las clásicas corazonadas que a veces también vienen acompañadas de confirmaciones, como plumas que caen de lugares inesperados o ¡ángeles en forma de nubes en el cielo! 

Como te decía hace un momento la intención es un punto muy importante para lograr hacer esa conexión.

Sin embargo también hay algo más  que tienes que considerar, para en verdad contactar con niveles superiores y no con cualquier frecuencia que no esté en resonancia con tu plan de vida o peor aún que no esté alineada con la luz…

Esto es el  equilibrio de nuestra mente cuerpo y espíritu.

Esta tríada cuando está en perfecta armonía, enciende tres flamas en una cámara situada en nuestro corazón. Es lo que conocemos como llama trina, es la pequeña chispa que nos conecta con la divinidad que cuando esta encendida, genera que esa antena que todos tenemos se fortalezca, se ensanche y nos permita lograr la trascendencia.

Conectándonos en primer lugar con nuestro yo superior y permitiéndonos ascender  a otros niveles de conciencia, donde se encuentran nuestros ángeles, arcángeles, maestros ascendidos e incluso los registros de los conocimientos más profundos de nuestra alma y del universo también.

Es por esto que cuando hacemos una canalización con ángeles y seres de luz, con intención y teniendo esta tríada en equilibrio, accedemos a frecuencias que nos permiten recibir mensajes profundamente amorosos, que nos permiten ver nuestra vida con una perspectiva mucho más amplia, reconociendo que aspectos necesitan ser eliminados o sustituidos para lograr una mayor plenitud.

Así es como no solo canalizamos mensajes sino que también recibimos la energía que nos permite sanar vibraciones de diferentes colores, que vienen acompañadas de crecimiento de amor y de cualidades que nos acercan cada vez más a la divinidad y al equilibrio en todos los niveles.

No dejo de sorprenderme y fascinarme cada día, por todas las herramientas que descubro con cada persona que llega a mi vida para iniciar un proceso de sanación.

También por mis propias experiencias donde han aparecido grandes maestros de vida, que me han obligado a salir de mi zona de confort y descubrir conocimientos maravillosos.

Todo esto me lleva a superar cada etapa mucho más fácilmente, con mayor confianza y con la habilidad de conjuntar todo lo aprendido, dándole forma y estructura para compartir desde el amor esta experiencia.

Curso de Sanación Angélica

Conectarás con la energía de los Arcángeles y te orientarán para aplicar las cualidades de los 7 rayos a la sanación.

¿Sientes gran atracción por los ángeles y su energía?

¿Quieres saber más de ellos y cómo contactarlos?

¿Quieres saber cómo funciona la energía divina enfocada a la sanación?

Reconecta con tu Alma y dale alas a tu potencial. Desarrolla tu Conexión Angélica despertando tu Poder Interior para Sanarte a ti mismo y a los demás con las Energías Divinas de los 7 Rayos.

Dejános tu opinión

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *