Si tuviese que elegir una única frase para explicar cómo elevar la autoestima diría que todo se resumen en:

“Cambia el modo en que interpretas la vida, las circunstancias y los hechos que te ocurren.”

Interpretar la vida a tu favor es un arte, que si aprendes a dominar puede convertirte en una persona super práctica, super feliz, y con un montón de recursos para afrontar las circunstancias y vicisitudes inevitables de la vida.

Porque vivir se trata precisamente de experimentar diferentes situaciones y lo que realmente marca la diferencia entre unas personas y otras es la forma en que afrontas las diferentes situaciones que te plantea la vida.

Donde unos ven una desgracia otros ven una oportunidad.

De hecho, siempre, todo, y absolutamente todo lo que nos ocurre, es una oportunidad para crecer personal y espiritualmente. De ti depende aprovechar cada situación que se presenta o no hacerlo.

El arte de ver la vida como una oportunidad es algo que se aprende. Se trata de crear el hábito mental de enfocarse en las cosas positivas ante cualquier circunstancia. Cuando este mecanismo mental esta integrado, nos sorprenderemos de la capacidad de resiliencia que tenemos y el potencial creativo del que disponemos ante la adversidad.

Además de que nos permitirá estar siempre mucho más conscientes de todo lo bueno que nos da la vida. No se trata de negar la evidencia; pueden ocurrir cosas negativas, se trata de donde ponemos nuestro foco. ¿En el problema o en la solución? ¿Es en la parte mala o en la parte buena? ¿En el amor o en el miedo?

Creo que esta es la clave, quizás no sea el camino milagroso a corto plazo que esperabas para elevar tu autoestima, pero sí creo que es el camino que más réditos te va a dar y que tiene el potencial de cambiar totalmente todo tu paradigma de la vida.

Quería mencionar esto al principio del artículo, porque me parece la herramienta más profunda y sencilla de todas, pero antes de continuar, veamos que síntomas nos pueden avisar de que tenemos baja autoestima:

  • No tengo seguridad en mí mismo.
  • No me siento merecedor de las cosas buenas de la vida.
  • Me cuesta expresar mis gustos o dar mi opinión por miedo al rechazo o por pensar que mis opiniones no tiene valor.
  • No estoy motivado ni me esfuerzo por conseguir mis objetivos porque creo que no seré capaz de alcanzarlo.
  • Cuando estoy con otras personas no me relaciono como me gustaría por miedo a que no me acepten si me muestro tal y como soy.
  • Normalmente busco la aprobación de los demás en todo lo que hago y digo.
  • Me dejo pisar o me siento humillado ante otras personas pero no me atrevo a imponerme cuando es necesario.
  • Me siento inferior al reto de personas y me da envidia o gustaría ser como ellos.
  • Generalmente atribuyo a causas externas los logros que obtengo y a causas internas mis fracasos.
  • Pocas veces estoy contento con las cosas que hago porque pienso que podrían estar mejor hechas.
  • No me siento feliz.
  • Me cuesta acabar las tareas que empiezo porque me desmotivo en seguida.
  • Tengo muchas dudas y me es muy difícil tomar decisiones, aunque sean sobre mi propia vida.
  • Tengo muy presentes mis debilidades, pero no mis fortalezas.
  • Suelo estar nervioso la mayor parte del día.
  • Casi nunca tomo la iniciativa.
  • Cuando estoy en público me siento como evaluado y juzgado por los demás.
  • Suelo sentirme culpable.
  • Me siento poco atractivo.

 

Cómo elevar la autoestima

Todos hemos sentido alguno de estos síntomas alguna vez en la vida, pero si son recurrentes, probablemente sea debido a una baja autoestima. Y en ese caso, puede que muchos de los problemas que encuentres en tu vida, tengan su raíz en la baja autoestima.

Una vez que hemos detectado algunos de los síntomas típicos de tener una baja autoestima, vamos a proponerte algunas soluciones. Evidentemente muchas soluciones consistirán en corregir las actitudes mencionadas: ser consciente de la voz critica para pararla  cuando aparezca, hacer deporte para sentirse más sano y atractivo, dedicarse unas horas todas las semanas a hacer cosas que te gustan y permitirte ciertos caprichos, etc… Obviamente todo eso es muy importante. Pero hoy prefiero centrarme en darte otro tipo de herramientas con las que elevar tu autoestima. Quizás algunas ya te suenen a repetitivas, pero es precisamente porque son de las más efectivas. Así que si aún no las aplicas, es una buena idea que empieces por ahí:

  1. Meditar

Y por meditar me refiero a crear un hábito regular de meditar  prácticamente cada día. Se trata de poner la meditación en el mismo saco de las tareas diarias innegociables que realizas cada día: dormir, comer, asearse, ir al baño, etc… Realmente meditar es una necesidad tan importante como cualquiera de éstas, y si consigues integrarla en tu vida, no tardarás en darte cuenta de que es así.

Cuando una persona lleva tiempo meditando correctamente a diario, dejar de meditar por un período de varios días, puede llegar a ser igual de incomodo que ir sucio, que salir de casa sin lavarse los dientes, o que estar hambriento. La meditación mejora drásticamente nuestro bienestar y es la única herramienta que nos va a permitir eventualmente acallar la voz interior; sí, esa voz crítica de la que hablábamos en los síntomas.

Además, mejora la capacidad de concentración, eleva nuestras emociones y un sinfín de otros beneficios, que indudablemente vana  mejorar tu calidad de vida, bienestar y autoestima.

  1. Hacer Servicio a los demás y donar dinero

No quiero entrar en tecnicismos, pero la máxima de: “Aquello que das vuelve a ti multiplicado”, es real. De hecho esta comprobado científicamente que cuando ayudamos a las otras personas, nuestro cerebro descarga sustancias como la serotonina, que es la llamada “hormona de la felicidad”. ¡Hasta ese punto es instantáneo el beneficio que obtenemos de ayudar a los demás! Por no hablar de que ayudar a otras persona va a disparar nuestra autoestima. Si no, reflexiona sobre algunos de los síntomas de baja autoestima y verás que al ayudar a los es antagónico a sentirte de cierta manera.

  1. Obligarte a hacer cosas que te gusten

A veces el día a día nos lleva a entrar en ciertas dinámicas que hacen que nos olvidemos de disfrutar. Disfrutar es importante para sentirse bien y sentirse bien es importante para tener un alta autoestima…

En ocasiones, las responsabilidades y obligaciones nos hacen entrar en piloto automático durante más tiempo del recomendable y pasmos a ser como robots, que solo cumplen con sus tareas asignadas. Romper ese patrón es difícil. Así que si te sientes identificado con esto la única forma de cambiar la dinámica es que te obligues a hacer cosas que te gustan, aunque creas que no tienes tiempo… Busca un hobby que te saque de tu entorno y convierte ese momento en algo sagrado. Como si se tratase de una medicina recetada por el médico. Quizás sepa mal, quizás al principio no notes el efecto. Pero si sigues tomando la medicina el dolor desaparecerá.

 

 

Espero que este artículo te sea de mucha utilidad, tanto si te aporta algo nuevo, como si sirve de recordatorio para cosas que ya sabias.

 

¿Tienes otras herramientas para elevar tu autoestima?

¡Compártelas con nosotros dejando tu comentario un poco más abajo!

P.D.: Consulta todas nuestras actividades este mes visitando nuestra Agenda de Actividades Haciendo Click Aquí.

*¡Aprende ahora a tu ritmo con nuestros cursos en DIFERIDO!:

Disponibles todo el año para que no tengas que esperar a ninguna fecha concreta:

Dejános tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *