El alma, es un concepto utilizado por muchas tradiciones espirituales e iniciáticas.

En Mundo Pránico entendemos que el alma es esa parte de nuestro ser multidimensional que nos guía y da sentido de ser.

Del alma desciende una porción que se ubica en nuestro Chakra estrella del alma que es lo que llamamos el alma encarnada.

El Alma Encarnada

Solo emite una porción, ya que en su totalidad no puede bajar debido a la densidad de nuestros cuerpos y del mundo en el que vivimos.

Ahora, del alma encarnada desciende otra porción, a través del antakharana, que le llamamos personalidad.

La Personalidad

Esta personalidad es lo que muchos de nosotros identificamos como lo que somos, pero en realidad somos mucho más.

Entendiendo este esquema es obvio que el alma en sí, o lo que también se llama el alma superior es quien tiene mayor visión de nuestras vidas.

La visión del alma nos guía

Esta visión del alma es la que nos guía, aunque no siempre le ponemos atención, no siempre escuchamos y mucho menos reconocemos.

La clave de poder ver la ‘gran imagen’ de nuestras vidas a través del alma radica en permitir que podamos crear una comunicación directa.

Para ello es altamente importante refinar nuestros cuerpos.

Se trata básicamente de densidades y sutilezas.

Cuanto más sutiles son nuestros cuerpos, más capacidad de comunicación con el alma tenemos.

La densidad de los cuerpos

Cuando hablamos de cuerpos nos referimos al cuerpo etérico, al cuerpo emocional y al cuerpo mental, que son los 3 cuerpos que nos permiten manejarnos en este plano de forma coherente.

Cuanto más densos son, tenemos menos capacidad de comunicación con el alma.

Para poder comprender esa visión del alma debemos trabajar nuestras densidades.

Dicho de otro forma: nuestros hábitos alimenticios, de ejercicio, de pensamientos, y la tan poco trabajada inteligencia emocional.

A medida que refinamos nuestros cuerpos más capacidad de entender la visión del alma.

Comprender la visión

Ahora imaginemos que nuestros cuerpos son lo suficientemente sutiles para comprender la visión del alma.

En este punto podríamos comprender y asociar, de forma abstracta y realista a la vez, lo que hemos vivido en el futuro, lo que estamos viviendo en el presente y en qué se convertirá en el futuro.

El alma tiene capacidad expansiva de saber y comprender todas las pequeñeces de nuestro día a día, permitiendo la gestión sana y equilibrada de cada realidad.

Desde un enfado a una alegría, comprendiendo las Leyes del Kybalión, que en sí son las leyes del funcionamiento de nuestro Universo.

En el videoblog te cuento de forma gráfica y didáctica cuál es el alcance de la visión del alma.

Para que puedas complementar esta información y empezar a trabajar a favor de tu estabilidad a todos los niveles.

Vídeo: La Visión del Alma

Con cariño,

Marta Puig.

Próximos cursos Presenciales y Online en Directo

01ene12:00 am12:00 am12:00 am - 12:00 am

01ene12:00 am12:00 am12:00 am - 12:00 am

01ene12:00 am12:00 am12:00 am - 12:00 am

Aprende de forma ONLINE, cuando quieras y como quieras.

En nuestro  CAMPUS VIRTUAL  tendrás   acceso ilimitado a todos nuestros Cursos y Masterclass, foros de soporte con los profesores para la resolución de dudas, nuevas clases cada semana, y un montón de recursos con los que podrás ir creciendo Personal y Espiritualmente.

¡Aprende a tu ritmo!

Dejános tu opinión

Comments

  1. gracias Marta por tus videos siempre calidos claros y sencillos.Es muy cierto que cuando nos responsabilizamos de lo que nos toca vivir y vemos los conflictos como aprendizaje los podemos aceptar y agradecer.

  2. Muchas gracias Marta, siempre tus video s nos deja una gran enseñanza y llega en el momento oportuno para darnos una respuesta.
    Muchas felicidades por tu cumpleaños.
    Abrazos y bendiciones.

  3. Hola Marta, me gustan mucho los vídeos que me llegan de Mundo Pránico. En este me he sentido además, muy identificada con lo que relatas (sobre todo en las “ganas de estrangular” a una que otra persona por ahí), ¡qué de cierto hay en lo que planteas!. Agradezco mucho tus palabras, tan cercanas y honestas, que son las que al final van calando más hondo en las personas, al menos en mí. Escuchar que hables desde este nivel en el que estamos todos parados en este planeta y no desde una pose o desde un personaje superior, permite recibir con mayor apertura el mensaje y, personalmente, conduce a una reflexión más profunda y efectiva de lo que transmites, el mensaje es más cercano y motiva más a trabajar en uno mismo, a persistir y a no “tirar la toalla” después de darme cuenta que volví a caer, sino que a seguir adelante, aceptando los fallos, que son tan parte de uno como “ser humano”. Muchas gracias Marta, desde el corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *